Antonio Machado, el tiempo encarnado

Antonio Machado (1875-1939), gran poeta español que junto a sus contemporáneos franceses y latinoamericanos crearon el camino que la poesía a día de hoy andará. Dueño de una profundidad que llega hasta las últimas entrañas del espíritu, de imágenes que pintan perfecta la España, heredero en este sentido de Góngora encontrando su sucesor en Lorca. Machado, que tomó bien el derrotero sin equívocos, a diferencia de su hermano Manuel. Dueño de una filosofía genialmente estructurada para dialogar con el inconsciente en su maestra estructura del verso.

Dentro de su obra, enmarcada en el modernismo que él mismo rompe, se encuentra un claro predominio de lo personal, de lo íntimo, aspectos que lo dotan de un fuerte lirismo junto a la musicalidad impresa. Este elemento o esta lucha por los sentimientos del hombre que vive o sufre implican un alejamiento de los cánones a los que la poesía de su tiempo se apegaba. Machado fue el poeta modernista que reivindicó el arte el por el hombre dentro de un movimiento que partía del arte por el arte, lo suyo fue buscar el verso que eternizara en el tiempo lo que el hombre, lo que el poeta sufre. No le bastó la forma, que si consiguió como una clara joya para nuestra lengua, nada hubiese significado para él si con eso no consiguiera que la vida y el vivir del ser humano no encarnaran en su poesía que rompe el tiempo.

Para nuestra lectura dejé los Campos de Castilla y dejé Las Soledades y dejé sus Canciones, me evité los Elogios y me fui subjetivamente, en honor al espíritu de su obra, a su poemario “Del Camino”. He de hacer énfasis que está subjetividad que refiero en Machado goza de un carácter universal por ser, al afán del poeta, un aporte hacia el sentir general de la humanidad que no toda sabe eternizar su vivir en el tiempo, encarnar su dolor.

Me permito tomar este poema del poemario referido:

XXI

Daba el reloj las doce... y eran doce
golpes de azada en tierra...

... ¡Mi hora! —grité— ... El silencio
me respondió: —No temas;
tú no verás caer la última gota
que en la clepsidra tiembla.

Dormirás muchas horas todavía
sobre la orilla vieja
y encontrarás una mañana pura
amarrada tu barca a otra ribera

A mi juicio encierra todas las características antes mencionadas, como dice Cortázar nos hace ver ese otro lado de las cosas, ese otro lado oscuro y ese otro lado luminoso, ¿modernista?, escapa a eso, llega a no escribirse así en estos días como llega Baudelaire sin alcanzarse actualmente, será que los poetas olvidan que todo está heredado.

Veamos este otro poema :

XXIX

Arde en tus ojos un misterio, virgen
esquiva y compañera.

No sé si es odio o es amor la lumbre
inagotable de tu aljaba negra.

Conmigo irás mientras proyecte sombra
mi cuerpo y quede a mi sandalia arena.

—¿Eres la sed o el agua en mi camino?
Dime, virgen esquiva y compañera.

Lírico en su sentido más puro: subjetivo. No encontré a Darío en estos lares, Machado se permitió lo que raras veces Lorca, el diario y personal sentir del poeta, aunque ambos asumieron la colectividad de su movimiento literario y de su generación.

Eso es lo que Machado nos enseña, que ningún poeta puede montar a sus hombros la literatura misma si no encarna su vida frente a sus proyectos, si sus proyectos no son la encarnación de su vida, universal y cotidiana. Es más, ni siquiera importan las generaciones ni los movimientos literarios que solo el crítico crea o cree para una mejor organización de la literatura universal. La poesía es vida desde la humanidad, hacia la humanidad.

...........................................................................................................................................................................

XXXVIII

¿Dices que nada se crea?
Alfarero, a tus cacharros.
Haz tu copa y no te importe
si no puedes hacer barro.

XXXVII

¿Dices que nada se crea?
No te importe, con el barro
de la tierra, haz una copa
para que beba tu hermano.

XLIII

Dices que nada se pierde
y acaso dices verdad,
pero todo lo perdemos
y todo nos perderá.

XXVII

¿Dónde está la utilidad
de nuestras utilidades?
Volvamos a la verdad:
vanidad de vanidades.

(PROVERBIOS Y CANTARES)


13 Jutiadas :: Antonio Machado, el tiempo encarnado

  1. Gostei tu blog.
    Portugal

  2. Los proverbios y cantares de Machado son magistrales.

    Aunque creo que agotó su selección tempranamente. Por mi parte, agregaría unos cuantos:

    XXVIII
    Todo hombre tiene dos
    batallas que pelear:
    en sueños lucha con Dios;
    y despierto, con el mar.

    XLI
    Bueno es saber que los vasos
    nos sirven para beber;
    lo malo es que no sabemos
    para qué sirve la sed.

    L
    Nuestro español bosteza.
    ¿Es hambre? ¿Sueño? ¿Hastío?
    Doctor, ¿tendrá el estómago vacío!
    —El vacío es más en la cabeza.

  3. ¿Eres la sed o el agua en mi camino?
    ay.. sufro!!

  4. Para leer esta p...., mejor ocuparse en leer el Diario de Hoy.............

    elflachista@gmail.com

    17 de febrero de 2009, 14:08

  5. jajaja, este cabrón si es chistoso, gracias don fachista por hacernos reir!!

  6. Hey...el Pericuyo es bastante concreto.

  7. el pericuyo esta loco!!!!!!!!!!!!!!
    y correcto!!!!

  8. elflachista esta loco!!!!!!!!!!
    y pendejo!!!!!

  9. pero si el pericuyo está loco espero que todos estemos benditamente locos. Locura y anarquía.

    Mochalita: le parece lo que le propuse con el chichi?

  10. mejor dicho: correctamente locos!!!

  11. me parece Sr. Pericuyo, ayúdeme por favor que el Chichi mucho le pone "peros". jaja

  12. De pendejos, correctos y locos todos tenemos un poco... Ya lo dice la Declaración Universal de los Derechos Humanos: "Todos los hombres son iguales" entiendo que las mujeres tambien -por equidad-

    Vale de Proposición.

  13. Este Chichi hombre!!!, ya se lo vamos aconsejar Mochalita, va piyuK? jajaja.